La exaltación del yihadismo en Rambo 3

Rambo 3 Yihadismo

Aquí van dos pequeños videos de una de las mayores joyas del séptimo arte: Rambo 3. Ahora verán por qué. Al final de la película se ve que está dedicada a los yihadistas, pero estos extractos de la película no tienen desperdicio. Especial atención merecen la música tan bonita con la que intentan deleitarnos para entender lo que es el yihadismo y cómo el general amigo de Rambo les llama “luchadores por la libertad” al defenderse de la acusación de suministrar misiles a los mujahidines.

Hoy en día está ya comprobado que los USA utilizaron el yihadismo en Afganistán con fines geopolíticos. Por eso, no sería tan descabellado pensar que el actual poderío militar del yihadismo en el mundo tiene que ver con derrocar a los gobiernos que no se sometan al imperio yankee, como el de Afganistán tras la revolución social de 1978.

La propaganda ideológica que se aprecia en esta película es un claro ejemplo de cómo funciona la manipulación del establishment mundial. Este largometraje salió al mercado en 1988, justo en el momento en que la situación se ponía tensa y Gorbachov se empezaba a plantear el retirar su ayuda al gobierno socialista afgano. Por cierto, ¿se acuerdan cuando la OTAN iba a intervenir en Libia y salió la película “El dictador”, en la que Sacha Baron Cohen interpretaba a un personaje bastante parecido a Gadafi?

Si reflexionamos sobre cuándo los telenoticias han hablado de lo que ha estado pasando últimamente en Grecia, nos damos cuenta de que ha sido sólo cuando había una posibilidad de que su gobierno se negase a aceptar el chantaje de la Troika. Como este, podría citar muchísimos más ejemplos de propaganda ideológica. No obstante, la manipulación de los telenoticias no puede competir con la calidad de embelesamiento de Hollywood o de muchos programas televisivos “para desconectar”. Esto que acabamos de ver es un ejemplo evidente de manipulación, pero es inquietante pensar en toda la manipulación mediática que acaba colando, sobre todo cuando es más sibilina o más en pequeñas dosis.

Usamos cookies para una mejor experiencia. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies.