¿Quién es de la clase obrera?

Quién es de la clase obrera

Uno de los principales debates intelectuales de la izquierda actualmente es si debe seguir siendo la clase obrera el eje en torno al cual articular una sociedad más igualitaria. Una cuestión interesante que ha puesto sobre el tapete el fulgurante populismo de izquierdas, aunque no se le preste la debida atención…. Pero antes de nada, ¿se sabe realmente lo que es la clase obrera? El rango de desconocimiento fluctúa desde quien piensa que son sólo los trabajadores de las fábricas hasta quien cree que es toda persona asalariada.

Por eso traigo un extracto de uno de los famosos Cuadernos de Educación Popular de Marta Harnecker. Este en concreto es del cuadernillo 4, titulado “Lucha de clases”. Esta autora chilena, gran estudiosa de las obras de Marx, Engels y Lenin, publicó este material con el propósito de acercar la teoría marxista a la población de forma sencilla, por lo que puede sernos de ayuda. Con la esperanza de que al acabar cada lector/a reflexione, o incluso investigue, sobre el tema, aquí va sin más el extracto seleccionado:

“De la misma manera en que no todo hombre que posee dinero es capitalista, no todo hombre que vende su fuerza de trabajo es obrero. La clase obrera está formada sólo por aquellas personas que al vender su fuerza de trabajo producen o realizan plusvalía para quienes la compran; es decir, está formada por los trabajadores de la industria, del comercio y de los bancos.

(…)

Distinguiríamos así, en un primer paso, tres fracciones de la clase obrera que corresponden a las tres fracciones de la burguesía: obreros industriales, obreros comerciales y obreros bancarios. Entre los obreros industriales no consideramos sólo a los que trabajan en las fábricas, sino también a los mineros y a los obreros agrícolas.

Al decir que sólo pueden ser considerados obreros aquellas personas que al vender su fuerza de trabajo permiten obtener plusvalía para quien la compra, estamos limitando el concepto de proletariado o clase obrera sólo a aquellas personas que están ligadas directamente al proceso de producción y distribución de los bienes materiales. No incluimos, por lo tanto, en este concepto a aquellos trabajadores que venden su fuerza de trabajo por un salario a los organismos del Estado: empleados del Estado (profesores, fuerzas armadas, jueces, etc.), o a organismos o personas privadas a quienes prestan sus servicios (empleadas de peluquería, lavanderas, empleadas domésticas, jardineros, etc.).

Pues bien, hecho este primer descarte nos queda por preguntarnos si podemos considerar como clase obrera o proletariado a todas las personas que venden su fuerza de trabajo por un salario dentro del proceso de producción y distribución de los bienes materiales. Si así fuera nos veríamos obligados a considerar como obreros a los gerentes y altos jefes de las industrias, las casas distribuidoras y los bancos.

(…)

No todos los trabajadores que venden su fuerza de trabajo por un salario forman parte del proletariado o clase obrera. Unos, porque venden su fuerza de trabajo para desempeñar servicios a nivel de la superestructura o de la infraestructura y no para producir o realizar plusvalía; otros porque, aunque contribuyen a producir plusvalía, tienen como principal función explotar a los trabajadores que les están subordinados para que éstos produzcan el máximo de plusvalía para el capitalista.

Llamaremos proletariado o clase obrera a la clase explotada del sistema de producción capitalista, formada por trabajadores ligados a la producción de bienes materiales, que venden su fuerza de trabajo por un salario para producir o realizar plusvalía, desempeñando un trabajo parcial, subordinado a las órdenes de sus superiores que son los que a distintos niveles controlan el proceso”.

 

Usamos cookies para una mejor experiencia. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies.